El Achiote, colorante natural de America.

La palabra achiote es una castellanización del náhuatl achiotl, de achi, grano o semilla; aunque también recibe otros nombres según los diferentes grupos étnicos, por ejemplo, en Brasil, donde fue de las primeras plantas domesticadas para fines ceremoniales, se le conoce como urucú, su origen (Bixa orellana) se ubica al suroeste del Amazonas.

El achiote, también conocido como acotillo, vive en México, es un pequeño árbol caducifolio que crece tanto silvestre como cultivado, se habitúa a diferentes climas, de preferencia los tropicales, con temperaturas que oscilen entre 20 y 30 °C, elevadas precipitaciones y altitudes entre 100 y 800 metros, con el tipo de suelo no es muy exigente, es muy firme ante el viento y es resistente al fuego, las sequías y las plagas, pero no es muy tolerante al frío ni al exceso de lluvia; mide de 2 a 5 metros, además puede alcanzar los 10 metros con un diámetro entre 20 y 30 centímetros.

CARACTERÍSTICAS

Sus hojas en forma de corazón tienen un arreglo alterno, sus bordes son lisos con puntos marrones al reverso, miden de 9 a 19 centímetros de largo y de 6 a 11 centímetros de ancho, su corteza es café, aunque en la punta de las ramas tiene un ligero color verde, sus flores blancas, con tonalidades rosas o rojizas y grandes, poseen cinco pétalos de 4 a 5.5 cm de diámetro cada uno y su fruto es una cápsula en forma de huevo que mide de 2 a 5 cm de largo y contiene cerca de 50 semillas cubiertas por una pulpa roja gelatinosa compuestas de carotenos, uno de los cuales, la bixina, es el más preciado como colorante natural. Otros principios activos en el achiote son los flavonoides, carotenoides (vitamina A), vitaminas del complejo B, C, leuteína, pectina y norbixina, glucósido de apigenina.

USOS DEL ACHIOTE

El achiote se usa como condimento en varios países, su empleo en la cocina, además de la famosa cochinita pibil, ha cruzado a la gastronomía asiática, europea y africana; el colorante se utiliza para mejorar el aspecto de productos como palomitas, quesos, mantequillas, productos cárnicos y fideos, así como para la elaboración de jabones y cosméticos. Otro de sus usos es la tintura de arcillas, cerámicas y maderas.

USOS MEDICINALES

Su uso es bastante amplio en las diferentes etnias, por ejemplo, en Asháninka, sus pobladores usan los tallos secos del achiote para iniciar el fuego por fricción, otros pobladores como los Amahuacas usan la madera para confeccionar las puntas de sus flechas y los shipibos utilizan sus semillas como alimento y condimento. La infusión de las hojas es usada como una solución antiséptica que controla las inflamaciones producidas por hongos y bacterias, cabe mencionar que las hojas machacadas son consumidas para controlar vómitos y preparar una infusión de los frutos y semillas, ayuda a controlar el dolor de cabeza; las hojas también actúan contra malestares de garganta, afecciones respiratorias, dolores renales, fiebre, hipertensión, vómitos sanguíneos, diarrea, hemorroides, angina, abscesos, cefalalgia, infecciones de la piel y conjuntivitis.

EN LA ECONOMÍA

El achiote puede comenzar a producirse industrialmente a los tres años y a partir de ahí puede rendir 12 años más, aunque esto varía según el cuidado y las condiciones climáticas. La cosecha es manual y las semillas se dejan secar de 2 a 3 días; en general, por hectárea se pueden obtener de 500 a 600 kg de semilla. Hoy en día se cultiva en otras regiones del mundo, como Asia o África, pero el principal productor es el Perú. Su uso está registrado desde la época prehispánica, donde según las crónicas españolas, era común entre los mayas prepararlo junto al cacao.

En pocas palabras, el achiote permanecerá como recurso ancestral mágico y poderoso.

Tus comentarios son importantes.

Hacer Comentario

Te invitamos a conocer Unmute Mx

Una plataforma dedicada a las Artes Visuales y la Música Electrónica en México

Gracias por Compartir.

Ayúdanos a compartir las cosas deliciosas de la vida.

Mil gracias por compartir

Te invitamos a darle like a nuestra Fan Page.